El rol del intérprete: qué hacen quienes trabajan de comunicar en más de un idioma

Todos hemos visto a los intérpretes en acción en algún evento público. ¿Pero conoces en detalle los desafíos que estos profesionales enfrentan cada día? En esta nota te los contamos.

El rol del intérprete es fundamental en todas las comunicaciones orales en las que los participantes no hablan el mismo idioma. Reuniones privadas, actos de gobierno, congresos, conferencias, clases, consultas médicas, audiencias judiciales… El mundo globalizado encuentra cada vez más a menudo a personas de distintas culturas interactuando para alcanzar un objetivo y la interpretación, ya sea en persona o virtual, es la clave del éxito de estas comunicaciones.

Un intérprete es un traductor profesional

Para actuar como intérprete es necesario dominar más de un idioma, pero eso es solo el principio. Un intérprete es, antes que nada, un lingüista que estudia a fondo los idiomas con los que trabaja, los elementos que los componen, las formas en las que estos se relacionan, y las normas por las que se rigen. Pero, además, el intérprete es un traductor que domina técnicas y metodologías específicas de la profesión para transferir el sentido de una lengua a otra.

Siempre que se traduce de un idioma a otro hay que hacer adecuaciones. El pasaje del sentido entre lenguajes no es transparente ni automático porque las lenguas, como las culturas de las que son parte, tienen características y reglas heterogéneas que, en muy raras ocasiones permiten una equivalencia perfecta. En la interpretación, estas discrepancias surgen al ritmo del discurso y el intérprete debe resolver las adecuaciones en tiempo real, en un proceso que aún continúa sorprendiendo a los neurocientíficos. Es que la tarea del intérprete profesional es un esfuerzo cognitivo complejo que involucra en simultáneo la escucha en el idioma de origen, el análisis y comprensión de la intención del orador, la memoria a corto plazo, y la producción discursiva en el idioma de destino. Todo en cuestión de segundos.

Un intérprete es un especialista

A las competencias lingüísticas y de traducción, se le suman también otras que podemos llamar “extralingüísticas” porque su dominio no depende de los conocimientos específicos en idiomas pero son igualmente necesarias para el desarrollo del trabajo. Nos referimos a todos aquellos saberes específicos que se abordan en las conversaciones en las que el intérprete interviene, así como a las tecnologías que usa para desarrollar su trabajo.

Todas las conversaciones tienen un tema y un contexto. Para realizar mejor su trabajo, los intérpretes se especializan en áreas e industrias, lo que les permite hacer foco en el dominio de terminología particular y brindar un servicio más sofisticado. De la misma forma, se capacitan para actuar en distintos entornos y formatos del ejercicio profesional. Algunas de las aplicaciones pueden ser la industria médica y de las ciencias de la salud, la educación, las reuniones empresariales, los actos de gobierno, el ámbito legal, entre otras. La calidad de la interpretación depende, en gran parte, de la experiencia de un intérprete con el área temática y del estudio previo que haga del material a interpretar.

Los intérpretes, además, se especializan en los distintos recursos y tecnologías con las que desarrollan su actividad. Todos dominan recursos lingüísticos como bases terminológicas y glosarios. Los intérpretes para conferencias y eventos conocen además los pormenores del trabajo en escenario y ante cámaras, mientras que los intérpretes remotos se preparan para utilizar con destreza el software especializado y las distintas plataformas de videoconferencia.

Un intérprete es un mediador intercultural

Cuando una persona habla, no solo transmite un mensaje: comparte una forma de ver el mundo. Cada hablante lleva su cultura consigo donde vaya y los valores, tradiciones, costumbres y gustos aparecen reflejados en el lenguaje. Al trabajar como puente entre dos idiomas, los intérpretes actúan también como enlaces entre dos formas de ver el mundo. Por eso decimos que un intérprete es un mediador intercultural. Para hacer un trabajo exitoso, no basta con conocer los idiomas involucrados, sino que es imprescindible ser consciente y sensible a las culturas de las que los idiomas son parte.

Como el lenguaje es uno de los componentes más importantes de la cultura, suele suceder que dos comunidades que no comparten el lenguaje tampoco coincidan en muchos otros aspectos de la vida cotidiana en los que la cultura se hace presente. El desafío del intérprete como mediador intercultural es doble: debe realizar adaptaciones en el discurso para que la comunicación sea posible, pero cuidando de conservar también la riqueza que aportan las diferencias. Su rol es el de tender un puente que resuelva sin minimizar las posibles fricciones entre la visión del mundo del que habla y del que escucha, facilitando la comprensión mutua.

Un intérprete es un aliado estratégico

Por sus dominios lingüísticos, su capacidad de transferir sentido en campos especializados, y sus habilidades como mediadores entre culturas, el trabajo con un equipo de intérpretes guarda valor estratégico para cualquier organización.

Comunicarse en la escena global combina el desafío de construir mensajes y experiencias que identifiquen y diferencien a la organización, que sean culturalmente relevantes para cada una de sus audiencias, y que se integren de manera orgánica y consistente en todos los canales.

Lograrlo requiere de la asistencia de expertos en idiomas que aseguren calidad, eficiencia y un enfoque en soluciones personalizadas. Afortunadamente, la industria de los idiomas cuenta con alternativas accesibles para todos los proyectos. Un proveedor de servicios lingüísticos experimentado tiene la flexibilidad para poner a disposición de cada organización el equipo de interpretación más adecuado para alcanzar sus expectativas y las de sus audiencias, y añadir valor en cada paso del proceso.

Interpretación simultánea online: el paso a paso para eventos multilingües exitosos

Los eventos virtuales son una excelente oportunidad para conectar a una organización con sus comunidades online. ¿Pero qué pasa cuando los expositores y los invitados hablan distintos idiomas? En este artículo te contamos paso a paso cómo resolvemos un proyecto de interpretación en línea.

Planificar un evento es un desafío complejo y el éxito total descansa en cuidar cada detalle. Desde la temática y la lista de actividades hasta las invitaciones y la promoción, cada tarea suma para que el gran día transcurra sin contratiempos. Y si tu marca es global y tu comunidad es multilingüe, a la lista de tareas se le suma una muy importante: contar con intérpretes especializados en el tema del evento y que tengan experiencia en la plataforma en la que se va a alojar.

Durante los últimos años, y especialmente durante los últimos meses, las consultas de nuestros clientes sobre soluciones de interpretación online no hacen más que aumentar. La crisis sanitaria aceleró la transformación tecnológica de todas las organizaciones y los eventos virtuales se posicionaron como una excelente alternativa de promoción sobre sus equivalentes en persona. Tanto por el ahorro de costos, como por la flexibilidad y la posibilidad de maximizar el alcance a audiencias globales, las ventajas están a la vista. Para sacar el máximo provecho de la experiencia, la figura del intérprete es fundamental.

El trabajo principal de un intérprete es traducir oralmente de un idioma a otro, incluida la lengua de señas. La interpretación puede ser simultánea o consecutiva. En la interpretación simultánea, el intérprete reproduce el mensaje de forma inmediata en la lengua de llegada mientras el orador sigue hablando. En la interpretación consecutiva, el orador debe hacer pausas en su discurso periódicamente para que el intérprete haga su intervención.

En Go Global, pensamos en la interpretación para eventos como un recurso estratégico para la comunicación corporativa. Buscamos siempre que nuestros profesionales añadan valor a la experiencia que la organización planifica para conectarse con sus comunidades. Esto lo logramos siguiendo una serie de pasos que nos permiten integrar a nuestros intérpretes a los eventos multilingües de nuestros clientes y asegurar un resultado de máxima calidad.

#1 Definir el proyecto

El primer paso es conocer las metas del cliente, sus expectativas en detalle, y los medios por los cuales piensa llevarlas a cabo. Nuestra área de Client Solutions conversa con el cliente sobre las cuestiones que hacen a la planificación del evento, incluyendo el tema, la agenda, la cantidad de participantes, los idiomas que hablan y la plataforma digital en la cual tendrá lugar. En la actualidad, muchos de nuestros clientes encuentran en Zoom, Google Meet, Gotomeeting, Microsoft Teams, Gotowebinar y Webex la solución para desarrollar sus eventos en línea.

El objetivo de esta primera conversación es entender la dinámica organizativa y, sobre todo, dar con el tono general del evento. Saber de qué se trata el encuentro y cuál es el contexto en el que la organización toma contacto con sus públicos es fundamental para seleccionar a los intérpretes más adecuados para la ocasión.

#2 Seleccionar el equipo

Una vez que acordamos con el cliente el tipo de servicio que necesita, comienza el segundo paso, que es la selección de profesionales que mejor se adecúen al evento. Nuestra área de Recursos Humanos hace un análisis de nuestra base de datos de intérpretes para elegir los perfiles más apropiados, teniendo en cuenta el idioma y el área de especialidad de los temas a abordar. Al tratarse de interpretación remota, priorizamos profesionales con gran dominio de las plataformas de videollamadas y que estén equipados con auriculares y micrófonos de primera línea para asegurar una buena calidad sonora. También testeamos la conectividad para asegurarnos un desempeño sin inconvenientes. El equipo se conforma con una plantilla principal y una nómina adicional de respaldo que esté disponible ante cualquier eventualidad de un miembro del equipo principal.

Cuando Recursos Humanos cuenta con la confirmación de disponibilidad de todo el equipo, el área de Operations se encarga de organizar una grilla de turnos que asegure la cobertura de todo el evento y pueda absorber pedidos adicionales que usualmente surgen durante el desarrollo. En esta instancia, reunimos a todo el equipo en un llamado a modo de kick off para lanzar formalmente el proyecto, y poner en común los objetivos y requerimientos del cliente.

A la hora de asignar los turnos a los miembros del equipo de interpretación, los project managers tienen en cuenta que la interpretación simultánea es una actividad compleja y muy demandante, incluso para los profesionales más experimentados. El hecho de estar escuchando a una persona en un idioma y traduciendo el contenido en tiempo real mientras se conserva el tono y la intención del hablante en el paso a otro contexto cultural lleva una gran carga cognitiva. Por eso, no se recomienda que un mismo intérprete lleve a cabo sesiones de más de una hora, sino que sean varios profesionales que vayan rotando con descansos. Normalmente, en eventos que duran una jornada completa se trabaja de a pares.

#3 Conocer a fondo el contenido

Así como ningún director de orquesta subiría a sus músicos al escenario sin haberles dado de antemano la partitura, de la misma forma los intérpretes deben familiarizarse con los temas a tratar durante el evento para hacer mejor su trabajo. El tercer paso es coordinar con el cliente para que este envíe un detalle del contenido de las charlas y otras actividades en las que los intérpretes tendrán que participar, para que estos se familiaricen.

El primer propósito de esto es que los intérpretes conozcan los temas, el vocabulario, el orden de presentación de los expositores y los materiales de soporte visual que se van a usar, y puedan saldar dudas con anticipación para hacer un trabajo de mejor calidad. Después de todo, el rol del intérprete es ser la voz de cada expositor en otro idioma y, para asumir esa tarea con éxito, es aconsejable que cuente con la mayor cantidad de información posible. Idealmente, el intérprete tiene que saber tanto acerca del contenido como el expositor principal, para poder traducirlo y comunicarlo conservando la intención original, pero a la vez transformándolo para que se adapte a la cultura de la audiencia de destino.

El segundo propósito de anticipar a los intérpretes el material a transformar es asegurar la coherencia y un estándar de calidad en todo el servicio. Este estudio previo del material es fundamental para acordar criterios y generar un glosario, una guía terminológica que sirva de guía para el uso del vocabulario específico por parte de todo el equipo.

#4 Testear la tecnología

El cuarto paso es hacer una prueba con el cliente que sirve tanto como demostración del servicio que vamos a prestar como de testeo de la plataforma en la que vamos a prestarlo. El project manager a cargo de la coordinación del proyecto, los intérpretes y el cliente se reúnen en la plataforma en la que se llevará a cabo el evento y hacen pruebas para que el cliente pueda constatar la calidad de la interpretación y el dominio de la tecnología.

Al término de esta reunión, el equipo de interpretación ya se conoce entre sí, está familiarizado con el material con el que va a trabajar, la grilla de turnos ya está armada, el cliente ya tuvo una demostración del servicio y la plataforma en la que se realizarán las interpretaciones ya fue configurada y probada. Estamos listos para el gran día.

#5 Dar seguimiento permanente

El quinto paso ocurre en paralelo con el desarrollo del evento. El foco está puesto en coordinar el trabajo del equipo, darles soporte para cualquier problema que pueda surgir e ir monitoreando que el desempeño sea acorde a lo esperado. Esto es un paso más que recomendable para cualquier proyecto e ineludible en empresas como la nuestra que desarrollan todos sus procesos bajo estándares ISO 9001 de certificación de calidad.

Nuestra área de Operations está en comunicación constante con el equipo de intérpretes y, usualmente, se registra como participante del evento para chequear en primera persona que la experiencia de los asistentes con nuestros intérpretes sea óptima. El contacto permanente del equipo de Operations también asegura que, en caso de surgir alguna demanda adicional por parte del cliente (por ejemplo, un pedido de interpretación en una reunión privada o una charla telefónica que no estaba prevista), esta se pueda atender de inmediato y sin contratiempos.

#6 Evaluar, documentar y mejorar

Finalizado el evento, existe un sexto paso, que es la evaluación de todo lo que se hizo. Para eso, hacemos un análisis interno del desempeño de cada miembro del equipo de interpretación, conversamos con el cliente para recibir sus comentarios, y realizamos una encuesta de satisfacción de acuerdo a la norma ISO para identificar oportunidades de mejora. Los resultados de estas evaluaciones se incorporan en nuestro sistema de gestión y en los legajos de los intérpretes y quedan disponibles para ser considerados en una próxima selección.

Pensamientos finales

Muchas organizaciones están explotando el potencial de los eventos online para conectarse con sus audiencias a nivel global. Contar con intérpretes expertos en el tema del evento y que dominen la plataforma en la que este tiene lugar aseguran que la voz de la marca resuene en cada audiencia e idioma de una forma culturalmente apropiada.

Para que los intérpretes se integren a la planificación del evento sin contratiempos, son necesarios ciertos pasos:

  • Primero, hay que conocer a fondo el objetivo del cliente, para darle el servicio que necesita.
  • Segundo, hay que seleccionar al equipo adecuado tanto en lo que respecta al idioma como a la especialidad.
  • Tercero, hay que anticiparles a los intérpretes el contenido sobre el que van a trabajar para que se familiaricen y unifiquen criterios sobre el vocabulario.
  • Cuarto, hay que testear la interacción del equipo con la tecnología para asegurar que todo funciona.
  • Quinto, hay que monitorear el desempeño del equipo durante el evento y darle soporte permanente para anticipar y resolver con éxito cualquier imprevisto.
  • Sexto y último, hay que evaluar el desempeño, charlar con el cliente para recibir sus comentarios, y documentar nuestros aprendizajes para seguir mejorando. Al igual que en todos nuestros servicios, la clave del éxito se apoya en el trabajo en equipo y la mejora continua de la calidad.

¿Buscas servicios de subtitulado para tu empresa? Conoce más sobre esta técnica de traducción audiovisual

El subtitulado es una solución muy versátil para amplificar el alcance de un contenido en video y volverlo accesible a una gran cantidad de audiencias con diferentes patrones de consumo. Aquí te contamos las bases de esta técnica y sus amplias opciones de implementación.

¿Qué es el subtitulado?

La subtitulación, el subtitulaje o el subtitulado es la práctica de añadir un texto escrito a un registro en video para transmitir el contenido de los diálogos, de otros elementos lingüísticos que aparecen en la pantalla (como un cartel o un mensaje escrito en un papel), y de la pista sonora (letras de canciones, sonidos de ambiente, voces de personajes que no están en el cuadro, etc.). Debido a la exigente combinación de competencias técnicas y creativas que requiere, el subtitulado es una tarea altamente especializada que debe ser realizada por profesionales y con tecnologías y procesos específicos.

El resultado de esta práctica son los subtítulos, que es el nombre que reciben los textos que aparecen usualmente en la parte inferior de un material audiovisual y buscan replicar de forma escrita lo que se está escuchando y viendo en pantalla, ya sea en el idioma original o en otro. Para que los subtítulos puedan cumplir su función de “compañeros invisibles” del video, el subtitulador cuida cada detalle buscando que la lectura sea fluida y la asociación del texto con la imagen y el audio ocurra de manera casi automática.

¿Cuántos tipos de subtítulos hay?

Existen varias formas de clasificar los subtítulos, según se aplique un criterio lingüístico, tecnológico o vinculado a sus condiciones de producción.

Desde el punto de vista lingüístico, hablamos de subtitulación intralingüística, interlingüística o bilingüe:

  • La subtitulación intralingüística es aquella en la que el subtitulado está en la misma lengua que la del video. Se utiliza habitualmente para hacer un contenido accesible para audiencias con dificultades auditivas (subtitulado para personas sordas), para los videos de difusión en redes sociales, en los que la previsualización es sin sonido, y para los videos que serán emitidos en ambientes sin posibilidad de amplificación sonora.
  • La subtitulación interlingüística es aquella en la que el video está en un idioma y los subtítulos en otro, por lo que involucra un proceso de traducción. Es habitual en contenidos destinados al entretenimiento de audiencias masivas en múltiples países.
  • Tenemos también la subtitulación bilingüe, en la que el subtítulo también es traducido y aparece en dos idiomas a la vez, uno de los cuales puede coincidir con la lengua original del audio. Este tipo de subtitulado es útil para regiones en los que se habla más de un idioma y suele verse también, por ejemplo, en festivales de cine internacionales.

Desde el punto de vista técnico, los subtítulos pueden clasificarse en abiertos y cerrados:

  • Los subtítulos abiertos reciben su nombre de la idea de que están “abiertos para todos”: van incrustados junto con la imagen, están siempre a la vista, y no pueden desactivarse. Esta modalidad es habitual en producciones en video para audiencias homogéneas y altamente específicas (como un video corporativo) y es preferido en situaciones en las que el subtitulado reviste un carácter crítico que debe permanecer inalterable y siempre visible.
  • Los subtítulos cerrados (closed caption) son aquellos que el espectador puede elegir activar o no y también puede seleccionar el idioma, dentro de las posibilidades disponibles. Es el caso habitual de los subtítulos de los servicios de streaming, como Netflix, Amazon Prime Video, Disney+, Apple TV+ o Hulu.

Desde el punto de vista de su proceso de producción, encontramos los subtítulos anteriores (u offline) y los simultáneos o en tiempo real.

  • Los primeros son aquellos que se preparan con anticipación. Se pueden utilizar siempre que el momento del registro del video y el de su transmisión estén diferidos en el tiempo, como es el caso de películas, series, publicidad, videojuegos, videos institucionales para empresas, contenidos educativos o de capacitación, entre otros.
  • Los segundos se crean en vivo junto a la emisión de la imagen y pueden ser elaborados por humanos o por software de generación automática. Se utilizan habitualmente en transmisiones en vivo a escala internacional (como una conferencia de prensa de autoridades de organismos internacionales, ejecutivos de empresas o celebridades, o una entrega de premios de renombre mundial).

Ventajas del subtitulado en video

A la hora de contratar servicios de subtitulado, la versatilidad y los costos se posicionan como grandes ventajas. Veamos a continuación una lista de las oportunidades que ofrece esta técnica:

  • Es más económico que otras formas de traducción audiovisual porque no hay costos de grabación de voces.
  • Amplía el alcance de los contenidos incluyendo a las audiencias que experimentan dificultades auditivas.
  • Amplía el alcance de los contenidos digitales. Muchos usuarios prefieren los contenidos audiovisuales a los del formato escrito, por lo que una web con videos subtitulados y accesibles para múltiples audiencias se vuelve un recurso estratégico de comunicación y venta.
  • En la web, también mejora la experiencia del usuario al brindarle más opciones de personalización. Sobre todo en plataformas de streaming, muchos usuarios valoran contar con la opción de activar o desactivar subtítulos (incluso si el contenido está en su idioma nativo).
  • Hace a los contenidos para redes sociales más competitivos. En las redes, los videos se previsualizan automáticamente sin audio. Al sumar subtítulos, estos ayudan a la audiencia a entender el tema del video y decidir más rápido si les interesa el contenido.
  • Es una solución para difundir contenidos en video en espacios sin posibilidad de emitir audio (por ejemplo, un lugar ruidoso como una terminal de ómnibus, o muy silencioso, como una sala de espera de un centro médico).
  • Puede sumarse como complemento en videos cuya pista sonora tiene problemas técnicos de origen (registros antiguos, con ruido o mala calidad general) para hacerla más comprensible.
  • Amplía el alcance de los contenidos a personas que no son hablantes nativos de una lengua pero están tratando de aprenderla y es especialmente útil en comunidades con mucha afluencia de inmigrantes.

Límites del subtitulado

Como todas las soluciones especializadas, el subtitulado también tiene limitaciones y restricciones de aplicación. Echemos un vistazo a los casos en los que no recomendamos usarlo o bien aconsejamos consultar con su proveedor lingüístico para un análisis más detallado antes de tomar la decisión:

  • Videos para audiencias que no saben leer (niños o población analfabeta o con baja alfabetización).
  • Videos para audiencias con dificultades visuales, para las que el tamaño de la tipografía puede ser pequeño o leer de manera continuada puede resultar extenuante.
  • Videos para audiencias que tienen dificultades cognitivas que afectan su capacidad de procesar el lenguaje escrito.
  • Videos para audiencias que, por razones de índole histórico-cultural, puedan preferir el doblaje.
  • Videos instructivos en los que se demuestra cómo hacer un proceso, porque distraen a la audiencia del objetivo principal, que es ver para aprender.
  • Contenido técnico especializado. Debido a restricciones temporales (hacer coincidir el texto con la secuencia visual) y espaciales (ocupar una proporción determinada de la pantalla), el subtitulado es un ejercicio de síntesis. En casos de información técnica, en los que cada detalle es importante, es preferible el voice-over.
  • Contenido que será consumido en dispositivos de pantalla pequeña (el texto se vuelve ilegible o pasa a ocupar mucha porción de pantalla, tapando la imagen).
  • Contenidos en los que la conexión emocional con el espectador es esencial. En publicidad, por ejemplo, se opta por doblaje ya que el mensaje transmitido por una voz en idioma local genera más familiaridad y mejora la conexión con la marca.

El valor de los subtítulos para tus contenidos globales

El video gana terreno y se posiciona como el elegido por las audiencias en la web. Ya sea para su uso en branding, en publicidad o en estrategias para redes sociales, los contenidos audiovisuales tienen éxito probado para la fidelización y retención de las audiencias.

Subtitular los videos es una solución sencilla y relativamente económica para deleitar a los públicos actuales con opciones de consumo personalizadas y amplificar la llegada de la marca a audiencias nuevas. Los videos con subtítulos son útiles además para mejorar el desempeño de los contenidos de comunicación interna, como videos institucionales y con fines educativos e instructivos. Y, a medida que las organizaciones de todo el mundo toman cada vez más consciencia de la necesidad de generar materiales inclusivos, subtitular videos para personas sordas puede ser un gran paso hacia la accesibilidad.

¿Qué tener en cuenta al contratar a un proveedor de subtitulado?

Al tratarse de una tarea altamente especializada, el subtitulado debe ser realizado por profesionales que reúnan las competencias técnicas, tecnológicas y creativas necesarias para un resultado impecable. Elegir a un proveedor de servicios lingüísticos calificado y con experiencia en la industria es fundamental.

Para asegurarnos de que estamos trabajando con el socio indicado, debemos verificar:

  • que cuente con profesionales especializados en traducción audiovisual, que conozcan el lenguaje y la cultura del público meta y que tenga experiencia en la temática del video y el género audiovisual a transformar.
  • que cuente con software especializado que le permita adaptarse a las necesidades y parámetros técnicos de cualquier industria.
  • que cuente con procesos de calidad certificados con normas ISO para asegurar no solo la calidad de los procesos, sino también la calificación de los profesionales involucrados en ellos.
  • que cuente con una operatoria liderada por un gestor de proyectos que actúe como punto de contacto con el cliente y vele porque el producto final cumpla con los requerimientos del cliente en cuanto a calidad técnica, tiempos de entrega y presupuesto asignado.

Pensamientos finales

Como pudimos ver a lo largo del artículo, el subtitulado es una técnica altamente compleja que involucra gran cantidad de parámetros creativos y técnicos para su correcta realización. El resultado es un recurso de gran valor y versatilidad que permite a las organizaciones mejorar el desempeño de sus contenidos y ampliar su llegada públicos nuevos.

El objetivo de un subtítulo, se dice en la industria, es que sea “invisible”: que acompañe el video y se integre en el ritmo del relato visual y sonoro de manera imperceptible para el espectador. Esta tan deseada “invisibilidad” depende de un gran andamiaje que combina talento experto, tecnologías especializadas, procesos probados y una gestión coordinada que asegure entregas a tiempo, en presupuesto y con la máxima calidad.

El arte del subtitulado: 10 desafíos que enfrentan los equipos de traducción audiovisual

La comunicación audiovisual es, hoy, más fuerte que nunca. El consumidor promedio pasa 84 minutos por día viendo videos en línea, y se espera que el número crezca hasta alcanzar los 100 minutos en 2021. Para mantenerse al día con las más recientes oportunidades de trabajo, muchos traductores optan por entrar en este campo aún joven de la industria de la traducción sin estar realmente preparados. En este artículo, abordaremos los principales desafíos que un equipo de traducción enfrenta al encarar un proyecto de localización multimedia.

Un conocido me mencionó hace poco que estaba pensando en rendir una prueba de ingreso para una importante empresa internacional que buscaba subtituladores. Le dije que me parecía una gran idea, pero que no estaba al tanto de que tuviera experiencia en traducción audiovisual. Sin dudarlo, me respondió que este iba a ser su primer intento y que le parecía entretenido. Sobra decir que no aprobó el examen.

Al igual que mi colega, muchos traductores subestiman el nivel de especialización requerido para este tipo de trabajo. Y lo que es peor, muchas compañías tampoco están preparadas y desconocen el riesgo de trabajar con equipos no calificados. Para ayudar a crear conciencia sobre los matices y detalles técnicos de este campo de especialización, hemos preparado una lista de los principales asuntos con los que los expertos en subtitulación deben tratar en el día a día.

#1 Traducción interlingüística y traducción intersemiótica

La traducción interlingüística se refiere al acto de traducir un mensaje de un idioma a otro, mientras que la traducción intersemiótica implica la transferencia de sentido entre diferentes sistemas de signos o medios. Hablamos por ejemplo de marcas visuales, como las miradas o los gestos, que pueden agregar o modificar el significado de un discurso. La labor de los traductores audiovisuales combina ambos tipos de traducción, ya que debe transformar un mensaje compuesto por lenguaje hablado, sonidos e imagen, al lenguaje escrito.

#2 Restricciones de espacio

La traducción no debe ocupar más espacio en pantalla que el necesario. Para ello, existen límites establecidos con respecto al número de caracteres que debe haber en cada línea y su ubicación. El cliente generalmente proporciona estos requisitos como parte de una guía de estilo. En estas instrucciones se especifica el número máximo de líneas por subtítulo y el número máximo de caracteres por línea.

#3 Restricciones de tiempo

La traducción debe aparecer en la pantalla aproximadamente al mismo tiempo que el enunciado al que corresponde. Aquí es donde entra en juego uno de los parámetros esenciales del subtitulado: la velocidad de lectura. No importa cuán buena sea una traducción, se volverá inútil si el público no puede leer lo suficientemente rápido como para entenderla, ¿verdad?

Dependiendo del idioma y de las capacidades de lectura de la audiencia, los parámetros temporales pueden variar. Y, al igual que los lineamientos en cuanto a uso del espacio, estos también suelen estar especificados en la guía de estilo del cliente.

#4 Síntesis creativa

Teniendo tantas restricciones, a menudo resulta imposible traducir la totalidad del texto original. Los traductores audiovisuales deben entonces priorizar la información y aprender qué cortar y qué añadir para dar a los espectadores el mayor acceso posible al registro sonoro, sin apresurar su lectura ni abrumarlos. La clave para un resultado exitoso radica en el desarrollo de habilidades de síntesis creativa que le permitan al profesional transmitir el significado de manera concisa, pero manteniéndose fiel al estilo discursivo, registro, características histórico-culturales y otras peculiaridades de cada hablante.

#5 Traducción expuesta

Los espectadores están constantemente expuestos al idioma original a través del audio. Como resultado, están conscientes en todo momento de que están leyendo una traducción. Este tipo de conciencia no se da, por ejemplo, cuando leen un libro. Si además consideramos el desconocimiento que pueda tener el público sobre los aspectos técnicos del trabajo, resulta entendible que sea tan común escuchar quejas sobre los subtítulos, pero no sobre traducciones de otro tipo. Por esta razón, el objetivo principal del traductor audiovisual es la “invisibilidad” del subtítulo.

#6 Conservación de la fluidez de lectura

Cada línea de subtítulo debe actuar como una unidad de significado lo más amplia posible. Para conseguirlo, los traductores deben evitar dividir artículos o adjetivos de sus respectivos sustantivos, o dejar preposiciones aisladas en una línea separada, etc. Una vez más, el propósito de esto es naturalizar la lectura de subtítulos y hacer que la traducción sea imperceptible.

#7 Conservación del ritmo audiovisual

Cada escena en un programa de televisión o película ha sido meticulosamente planeada por mucha gente para conseguir el ritmo perfecto. Si logramos que los subtítulos se fusionen naturalmente con el ritmo audiovisual, podemos ayudar al público a olvidar que se enfrentan a una traducción y lograr que nuestro trabajo se vuelva, una vez más, “invisible”.

# 8 Sincronización con los cortes

Los traductores audiovisuales deben evitar crear subtítulos que crucen cambios de plano o de escena. Este es uno de los aspectos técnicos que más tiempo le exige al profesional, ya que el discurso atraviesa estos cortes todo el tiempo, pero es crucial para garantizar la invisibilidad de los subtítulos.

#9 Cultura contemporánea

Hay muchos tipos de textos que plantean desafíos relacionados con el lenguaje informal y la cultura contemporánea, pero tales dificultades son aún mayores al trabajar con el lenguaje oral. Los traductores audiovisuales pueden, por ejemplo, tener que subtitular una canción mientras intentan mantener su gracia, hacer que rime y asegurarse de que coincida con lo que se están mostrando en la pantalla.

#10 Exigencias técnicas

La traducción audiovisual está intrínsecamente vinculada a la tecnología. A diferencia de otros campos de especialización, donde la tecnología se convierte en un valor añadido, en este caso, es un requisito indispensable. Es frecuente encontrarse con problemas de formato, de audio y muchos más. Esto hace que el diálogo constante entre los traductores y los gestores del proyecto sea indispensable para evitar encontrarse con errores cuando ya es demasiado tarde.

Reflexiones finales

La traducción audiovisual plantea un desafío apasionante, y es alentador ver que hay tantos colegas que buscan adentrarse en ella, pero las complejidades no deben subestimarse. Para obtener las mejores traducciones posibles para sus espectadores, los clientes también deben tener esto presente y evitar contratar lingüistas no calificados. Como dijo alguna vez Donald Kendall: “El único lugar donde el éxito viene antes del trabajo es en el diccionario”.

¿Necesitas ayuda para hacer tu CV? El equipo de Recursos Humanos de Go Global te comparte sus mejores tips

Aunque no existe una solución única para crear un CV, es recomendable que esté claramente organizado, sea breve para que un reclutador pueda repasar el contenido rápidamente y, lo más importante, esté adaptado a la empresa y el rol al que estás aplicando. Aquí van nuestras recomendaciones (y un modelo para descargar al final).

#1 Comienza por tus datos personales

Escribe tu nombre, título profesional, correo electrónico y número de teléfono de contacto en la parte superior de la página. Tu zona horaria también es relevante para los reclutadores. Si solicitas un trabajo de traductor, incluye tu idioma nativo, los pares de idiomas a los que traduces, tu área de especialización y el dominio que tengas de herramientas CAT. “Curriculum Vitae” es un encabezado innecesario. Como título, usa tu nombre.

#2 Incluye un resumen profesional

El resumen profesional va justo debajo de tu nombre e información de contacto. Es un párrafo que le brinda al reclutador una visión general de tus competencias y logros. Piénsalo como el “discurso de ascensor” de tu carrera y úsalo para fundamentar por qué eres el mejor candidato para el puesto.

#3 Enumera tu experiencia laboral

Usa un orden cronológico inverso para resaltar tu experiencia y logros más recientes. Incluye los proyectos y clientes para los que trabajaste, tus responsabilidades y logros clave, y un enlace a tu portfolio o muestras de trabajos (si están disponibles). Piensa en cada elemento de la lista como una oportunidad para mostrar cómo tus experiencias previas te han dado las habilidades necesarias para ser el candidato adecuado para el trabajo.

#4 Detalla tu educación

Tu formación y logros académicos deben estar enumerados aquí, junto con las fechas, títulos y calificaciones que obtuviste. Usa, aquí también, un orden cronológico inverso.

#5 Incluye competencias adicionales y los servicios que brindas

Usa esta sección para registrar todas las habilidades que has desarrollado a lo largo de tu vida profesional y personal y que son relevantes para el trabajo que deseas. Busca un equilibrio entre lo duro y lo blando y, en el caso de las competencias técnicas, indica tu nivel de dominio.

#6 Incluye pasatiempos e intereses solo si están relacionados con el puesto ofrecido

No necesitas incluir pasatiempos e intereses en tu CV. Si eliges hacerlo, solo menciona los que tengan alguna relación con el puesto que estás buscando y puedan agregar valor real. De lo contrario, omite esta sección por completo.

#7 Último, pero no menos importante: hazlo breve y simple

Los reclutadores reciben cientos de solicitudes al día, por lo que debes asegurarte de que tu CV les brinde la información necesaria de la manera más clara y concisa posible. Elige un tipo de letra que se lea fácilmente. Haz una selección cuidadosa de tu historial profesional y académico y deja solo la información que esté directamente relacionada con el trabajo que estás solicitando. En cuanto a la extensión, dos páginas A4 o carta suelen ser siempre suficientes.


Traducir del inglés al español: qué hay que saber cuando se contratan servicios de idiomas para audiencias hispanohablantes

Cuando las empresas de habla inglesa se preparan para llegar a audiencias de habla hispana, a menudo les surgen preguntas sobre los países y las regiones de destino, y toman conciencia de las muchas sutilezas involucradas en los procesos de traducción y localización del inglés al español. En este artículo, cubrimos las bases para que la presentación ante un nuevo público hispanohablante ocurra sin problemas.

El español varía en cada país (e incluso región) donde se habla. Para algunos puede resultar una sorpresa, pero alguien de España puede tener dificultades para entender a alguien de México, por ejemplo, especialmente en una conversación informal. Ambos hablan español, pero no hablan el mismo español.

También ocurre en inglés (y en muchos otros idiomas que se extienden sobre grandes territorios, como el chino o el francés). Imagina un consumidor norteamericano que ingresa a un restaurante de comida rápida porque quiere comer papas fritas. Cuando mira el menú, en lugar de “fries” dice “chips” (el nombre que el plato adquiere en su variante británica y que en los Estados Unidos significa algo completamente diferente). De más está decir que el consumidor se sentirá confundido o, incluso, decepcionado.

Llevemos esto a lo digital. Google (que es dueño del 92,42 % del mercado mundial de los motores de búsqueda) recibe, en un día cualquiera, más de 70 000 búsquedas por segundo. Esto suma 5800 millones de búsquedas por día y aproximadamente 2 billones de búsquedas globales por año. Trata de imaginar ahora cuántas de esas búsquedas podrían ser una oportunidad en un mercado de habla hispana y están desatendidas porque una compañía no tradujo o no localizó su contenido; o bien, lo hizo, pero sin tener en cuenta el escenario completo de variantes del idioma.

El idioma español a nivel mundial

El español es el segundo idioma más hablado en el mundo después del chino. Más de 572,6 millones de personas hablan el idioma en todo el mundo, de los cuales 477,6 millones son hablantes nativos, 73,7 millones tienen algún conocimiento del español y otros 21,2 millones estudian español como lengua extranjera.

Hay 21 países en el mundo donde el español es el idioma oficial: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guinea Ecuatorial, Guatemala, Honduras, México (sólo de facto, no legalmente definido como oficial), Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. México es el país de habla hispana que tiene la mayor población. Los siguientes en la lista son Colombia y España.

También hay países que cuentan con residentes de habla hispana como Estados Unidos, Belice, Andorra y Gibraltar. No estamos hablando aquí de un pequeño número de individuos, sino de comunidades enteras de consumidores. En los Estados Unidos, por ejemplo, alrededor del 23 % de la población habla español en su casa, un total de 55 millones de personas. Esto significa que el número de hispanohablantes en Estados Unidos supera a la población de España (46,94 millones).

Comprendiendo las variantes del idioma

El panorama empresarial es cada día más complejo, y el público se vuelve más diverso y exigente. Los usuarios quieren experiencias personalizadas, pero ofrecerles algo especial ya no es tan simple. Existen innumerables opciones para la mayoría de los productos y servicios que están disponibles para consumo desde cualquier parte del mundo. Es sabido que 3 de cada 4 clientes prefieren comprar productos en su idioma nativo y que 1 de cada 3 dice comprar rara vez (o no hacerlo) en sitios web en inglés. Es decir, que si un potencial cliente busca una empresa en línea y no puede entender el contenido, ni siquiera intentará comprar: se irá. Esta circunstancia traslada las decisiones relacionadas con el idioma de un nivel táctico a un nivel estratégico y exige que cualquier compañía global que quiera apuntar a audiencias hispanohablantes profundice en sus opciones. Comencemos por aprender las variantes del idioma español.

Como se mencionó anteriormente, muchas personas en el mundo hablan español, pero no el mismo español. La gramática, ortografía y, en menor medida, el léxico de la lengua se comparten, aunque existen diferencias clave de un país a otro como pronombres personales, conjugaciones verbales, preposiciones, determinadas expresiones, o palabras iguales pero con diferentes significados.

Una forma sencilla de clasificar las variantes del español es:

Español neutro, global, general, estándar o internacional: se expresa de la manera más llana y simple posible para que pueda ser entendida por todos los hispanohablantes. Las unidades de medida se expresan en el sistema métrico decimal. Es una opción más simple y menos costosa, pero es demasiado general y carece de la personalización necesaria para expresar adecuadamente la voz y el tono de una marca a diferentes segmentos del mercado.

Español latinoamericano (LATAM): es un poco más personalizado que la variante internacional y se habla en América del Sur y América Central. También utiliza el sistema métrico decimal.

Español de EE. UU.: lo hablan las poblaciones hispanohablantes en los Estados Unidos y está muy influenciado por la variante mexicana del español. El uso de palabras prestadas del inglés es más común que en las variantes internacional y LATAM. Utiliza el sistema de medidas imperial. Las fechas tienen un formato diferente (mm/dd/aa) al de todas las otras variantes (dd/mm/aa).

Castellano, español de España, ibérico, peninsular o europeo: es el español como se habla en España y tiene importantes diferencias con las otras variantes descritas anteriormente.

Pero eso no es todo. Como se mencionó antes, el idioma español cambia no solo entre países sino también entre regiones dentro del mismo país. Profundicemos un poco más:

Español mexicano: uno de los retos de la Academia Mexicana de la Lengua es establecer el español como lengua oficial, ya que, constitucionalmente, no lo es. Sin embargo, México utiliza el español latinoamericano para comunicarse con el mundo aunque cada una de las diferentes regiones posee su propio dialecto.

Español rioplatense: hace referencia al hablado en las zonas aledañas al Río de la Plata, Argentina (más específicamente, Buenos Aires y la Costa Atlántica) y Uruguay. Se caracteriza por su particular uso del voseo y por contar con  varios términos del lunfardo, jerga proveniente de la deformación de expresiones tomadas del italiano.

Español castellano septentrional y meridional: el primero, hablado en el norte y centro de España. Algunos lo consideran el dialecto oficial del español. El segundo es más diverso y está formado por dialectos que poseen varias características comunes entre ellos.

Español canario: hablado en Canarias, también influenciado en parte por el portugués. Estrechamente relacionado con el dialecto caribeño del español.

Español ecuatoguineano: hablado en Guinea Ecuatorial, en el centro de África. Los guineanos nativos agregaron su propio vocabulario y patrones de pronunciación.

Español caribeño: hablado en Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, y en algunos territorios de Colombia, Panamá y Venezuela, y a lo largo de la costa oriental de México y América Central.

Fuera de esas clasificaciones, se puede considerar que cada país de habla hispana tiene su propia variante dialectal.

Cómo y dónde empezar

Tanto el sector público como el privado están cada vez más involucrados en discusiones sobre la igualdad y la diversidad.Ya sea para cumplir con regulaciones gubernamentales o para establecer vínculos significativos con una audiencia más amplia, las organizaciones están evaluando las posibilidades disponibles para comunicarse en otros idiomas además del inglés. Traducir a alguna de las variantes del español es (y a menudo debería ser) uno de los primeros pasos a seguir.

Lo que sigue es una ruta resumida para iniciar un proceso de traducción de contenidos del inglés al español. Es importante tener en cuenta que cualquiera sean las decisiones que se tomen, estas deben hacerse al principio, antes de que los traductores comiencen con sus tareas. Cambiar la estrategia más tarde creará inconsistencias en el contenido, que requerirán de tiempo y dinero extra para ser reparadas.

Primero, investiga un poco. El análisis de datos es una herramienta poderosa, pero muchos no saben por dónde comenzar, por eso sugerimos hacer investigación de mercado y analítica web. Comienza reuniendo información sobre el público objetivo de tu empresa y los comentarios de sus clientes actuales, y preséntala en alguna herramienta que te permita sintetizar sus características y compartirlas con tus equipos, como un buyer persona.

No olvides hacer una investigación de mercado comparativa, tanto sobre competidores directos como indirectos, para conocer el panorama para productos o servicios similares a los tuyos en países que podrían ser un buen destino. Este ejercicio te ayudará a evaluar y determinar qué tan viable sería tu producto o servicio entre tus públicos objetivo.

Por último, busca ideas en la web. Revisa las métricas para ver desde dónde visitan tu sitio web. ¿Qué países o ciudades? ¿Con qué frecuencia? ¿En qué idiomas hacen las búsquedas? Otro enfoque es: ¿desde qué países o regiones se buscan tus principales palabras clave? ¿Ya existe una solución en esa área, o serás la única respuesta?

A partir de ese análisis, puedes comprobar si tu producto o servicio funcionará, por ejemplo, solo en un país de América Latina, o en toda América Central, o solo en dos países, uno en América Central y otro en América del Sur. En este momento, estás listo para comenzar a hablar con proveedores de servicios lingüísticos en busca de asesoramiento. Dependiendo de a qué países te quieras dirigir, los expertos en idiomas pueden recomendar qué variante de español y estrategia de idioma elegir.

Cuando busques proveedores de servicios de idiomas para tus traducciones de inglés a español, debes explorar tres aspectos principales: el equipo, la calidad y la confidencialidad.

La primera clave para un buen resultado es la calificación y la experiencia de los traductores. Los hablantes nativos tienen conocimiento del idioma y, además, una conexión cultural profunda con su público objetivo, una combinación que es fundamental para cualquier producto lingüístico exitoso. Pregúntale a tu proveedor sobre los antecedentes de su equipo (dominio del idioma, formación, experiencia laboral y certificaciones, si corresponde) y su proceso de contratación.

A continuación, habla con tu proveedor de servicios lingüísticos sobre su proceso de garantía de calidad: cómo se verifica la precisión de las traducciones y qué mecanismos de retroalimentación existen para implementar mejoras y sugerencias en tiempo real.

En tercer lugar, analiza la posibilidad de firmar un acuerdo de confidencialidad para definir el alcance de las medidas de protección de datos para tu negocio e industria. También puedes preguntarle sobre su conocimiento acerca de las regulaciones sobre gestión de la información específicas de tu industria y certificaciones obtenidas. A su vez, verifica su infraestructura tecnológica y las medidas de seguridad dispuestas para proteger los sistemas y recursos informáticos contra robos o daños.

Pensamientos finales

Existen más de 500 millones de hispanohablantes en todo el mundo, distribuidos en más de 25 países. La estructura gramatical del idioma es compartida, pero hay diferencias entre los países e incluso entre las regiones del mismo país, como en el caso de los pronombres, algunas conjugaciones verbales y determinadas palabras y expresiones.

Para una solución más simple y menos costosa, puedes traducir tu contenido al español internacional. Si lo que buscas es un vínculo más cercano y personalizado con cada segmento de audiencia, puedes localizarlo para cada país o región. Para tomar esa decisión, recopila datos de mercado y define un plan estratégico junto a tu proveedor de servicios de idiomas.

Para elegir el proveedor adecuado, pregúntales a tus potenciales proveedores acerca de la calificación y experiencia de sus traductores, su proceso de garantía de calidad y sus medidas de confidencialidad y seguridad. En caso de que tengas dudas, haz más preguntas, pide información extra de respaldo y, si deseas minimizar los riesgos, comienza de a poco, prueba y vuelve a contratar.

Sabemos que elegir el equipo adecuado para lanzar tus productos o servicios en un mercado de habla hispana puede resultar intimidante. Para ayudarte a aclarar el camino y tomar la decisión correcta, nos gustaría compartir una lista de verificación con los temas clave que debes discutir con tus potenciales proveedores. Puedes descargarla desde el enlace que se encuentra debajo.

Estrategias de localización multimedia: cómo hacemos en Go Global para deleitar a las audiencias con video

Compartimos nuestro marco estratégico para gestionar tus contenidos multimedia y transformarlos en activos globales de máximo valor.

El video ha crecido exponencialmente en la última década y se espera que, para 2021, represente el 80% del tráfico en línea. Los factores clave en esta tendencia son la multiplicación de los servicios de transmisión en vivo y el cambio de redes de televisión tradicionales a transmisión vía IP, lo que expande las posibilidades de un panorama multimedia cada vez más conectado y globalizado.

YouTube, la principal plataforma para compartir videos en línea, tiene más de 2.000 millones de usuarios (casi un tercio de Internet) que miran más de 1.000 millones de horas de video diarias. El contenido está localizado en más de 100 países y se puede acceder a él en 80 idiomas diferentes. Teniendo en cuenta la creciente demanda de material audiovisual listo para su consumo globalmente y la preferencia indiscutible de los consumidores por contenido en su lengua materna, la necesidad de una estrategia de localización multimedia se vuelve crucial.

Ya sea que estés localizando videos para conectarte con públicos internos o externos, la combinación cuidadosa de experiencia técnica y creativa es vital para que el usuario global pueda entender y disfrutar del contenido sin problemas. La precisión de la traducción no es suficiente: las sutilezas del lenguaje, el tono y el ritmo audiovisual son fundamentales para transmitir un significado auténtico a cualquier público, ya sea una audiencia corporativa o un consumidor individual. En este artículo, abordaremos los conceptos básicos para la creación de una estrategia de localización multimedia y haremos un recorrido general de los temas que tienes que conversar sí o sí con tu proveedor de servicios de idiomas.

Qué es la localización multimedia y por qué necesitas una estrategia

La localización multimedia es el proceso de adaptar materiales audiovisuales para satisfacer las necesidades de un público objetivo con relación a sus preferencias de idioma y contexto cultural. Debido a la complejidad del medio, en el que la imagen, la palabra hablada, los efectos de sonido, el texto escrito, los gráficos y otros elementos visuales interactúan al mismo tiempo, una traducción audiovisual es una tarea altamente especializada. Si no se lleva a cabo correctamente, el significado podría cambiar o perderse por completo.

En su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva“, Stephen Covey define el segundo hábito como “comenzar con un fin en mente”. El autor afirma que todas las cosas se crean dos veces: la primera vez cuando se planifican, y la segunda cuando se hacen. La clave de la efectividad radica en encontrar un equilibrio entre la planificación y la ejecución. Pensando en una estrategia de localización multimedia, esto implica comenzar con una visión y un destino claro y planificar el camino para garantizar que los pasos y acciones que se tomen estén coordinados y vayan en la dirección correcta.

Cómo planificar una estrategia de localización multimedia

Una estrategia de localización multimedia exitosa debe incluir todos los aspectos involucrados en el proceso de toma de decisiones: el público objetivo, las características y el propósito del contenido, el presupuesto, el cronograma, los resultados y el material de referencia.

1 El público objetivo

La primera decisión que debe tomarse gira en torno al público objetivo o audiencia. Como en cualquier proceso de creación de contenido, es recomendable comenzar conociendo al usuario final. Sin embargo, a diferencia de cualquier otro proceso de creación de contenido, en la localización multimedia, la segmentación no solo tiene como fin lograr que a la audiencia le guste el contenido: es cuestión de que la audiencia lo entienda.

Un aspecto tangible de la segmentación del público se vincula con la decisión de trabajar con subtítulos, doblaje o voz en off. El nivel educativo de la audiencia y el entorno y los dispositivos en los que consumen el contenido son determinantes para el éxito de una estrategia de subtitulado. Por otro lado, el doblaje o la voz en off pueden ser beneficiosos para las comunidades con baja velocidad de lectura, poca comprensión de lectura o dificultades cognitivas, pero estos servicios tienden a elevar los costos debido a las tarifas adicionales asociadas con la grabación de voces (técnicos, artistas, y horas de estudio, por nombrar algunas).

Independientemente del costo, cada técnica tiene potencial de crecimiento de acuerdo con los cada vez más habituales cambios en los patrones de consumo de contenido. La demanda de subtítulos (y aún más, de closed caption) continuará creciendo de la mano de la creación de contenido para dispositivos móviles y la tendencia de reproducirlo sin audio, y las regulaciones cada vez más extendidas sobre accesibilidad para personas con discapacidad auditiva. Por otra parte, se espera que el doblaje y la voz en off sigan creciendo a medida que el público más joven tiende a favorecer la escucha en lugar de la lectura, ya que es una actividad más pasiva y les permite realizar múltiples tareas a la vez.

2 El alcance del proyecto

Para prevenir que el proyecto crezca sin control, impactando negativamente en los plazos, el presupuesto y los resultados en general, se recomienda llevar a cabo una auditoría de contenido en video. Comienza por hacer un inventario completo de tu contenido audiovisual, considera el valor que cada parte aporta al todo y conserva únicamente aquellas piezas que se alinean con tus metas actuales. Tener un panorama completo de tus recursos en video te permitirá además refinar tu estrategia e identificar posibles áreas sin explotar para la creación de contenido en el futuro. Con ese objetivo en mente, determina los criterios para separar lo que es útil de lo que está desactualizado y debe eliminarse.

3 Presupuesto

Una vez que tengas una perspectiva clara del contenido a localizar, es momento de asignar el presupuesto. Ten en cuenta que los diferentes tipos de contenido demandan diversos recursos de producción. Por ejemplo, los contenidos de la industria del entretenimiento incluyen una gran cantidad de diálogo, algo que es particularmente complejo de transformar y requiere una lectura muy específica del contexto, ya que suele incluir coloquialismos, referencias culturales y recursos humorísticos.

Dada la naturaleza particular del discurso hablado, hay una serie de consideraciones específicas en el tratamiento del lenguaje a la hora de localizar. En el caso de los subtítulos, hablamos de restricciones de cantidad de caracteres y espacio en pantalla, mientras que en el doblaje, se trata de alcanzar el mayor grado posible de sincronización de labios con el audio original.

Planificar los gastos del proyecto completo por adelantado te permite tener expectativas más claras con respecto a la calidad general del resultado. De lo contrario, el proyecto queda expuesto a ajustes de última hora que afectan negativamente el flujo de trabajo de producción, generando costos adicionales u obligando a renunciar a la calidad.

4 Los plazos

Toda estrategia necesita un marco temporal. Una vez definidos los objetivos, el alcance y el presupuesto, llega el momento de delinear un cronograma preciso. Ten en cuenta que las diferentes técnicas y métodos implican tiempos de respuesta diferentes. Los subtítulos en vivo cuentan con plazos de entrega breves, el doblaje con profesionales cuenta con los plazos más largos, y existen muchas opciones intermedias. Si es factible para tus equipos, recomendamos iniciar la producción de todos los idiomas simultáneamente. Esto permitirá una gestión más eficiente del proyecto y reducirá el riesgo de inconsistencias y errores entre los idiomas.

5 Los recursos

Al igual que cualquier otro tipo de contenido, los formatos entregables de video implican diferentes especificaciones técnicas con respecto a la plataforma y el dispositivo seleccionados para su consumo. Detalles técnicos como el tipo de archivo y la relación de aspecto de la pantalla son vitales para obtener resultados de alta calidad. Ten presente que el resultado final debe mantener la calidad y la legibilidad en al menos tres tamaños de pantalla estándar: computadora, teléfono inteligente y tableta.

6 Un socio experto en idiomas

Como dijimos antes, la clave para una estrategia exitosa es un equilibrio apropiado entre la planificación y la ejecución. Y, al localizar contenidos en video, la clave para ese equilibrio es elegir a un proveedor calificado y experimentado. La de los servicios lingüísticos es una industria madura con soluciones de localización multimedia para cada alcance y presupuesto. Sin embargo, al elegir un proveedor de localización de video, conviene tener en cuenta algunos criterios clave:

  • Talento vocal profesional y competencia técnica
  • Conocimiento de los diferentes formatos y entornos de reproducción, y capacidad de realizar pruebas
  • Muestras de trabajos previos y múltiples audiciones para las voces
  • Experiencia en gestión de proyectos
  • Metodologías ágiles
  • Un proceso de control de calidad (QA)
  • Un proceso sólido de implementación de retroalimentación

Recuerda tener a mano referencias visuales y otros materiales de producción. Como tu proveedor de servicios de idiomas está a cargo de replicar el mensaje original para una nueva audiencia, cualquier material de producción que lo ayude a comprender tu propuesta creativa puede ser útil. Por lo tanto, verifica la disponibilidad de recursos adicionales, como guiones, transcripciones, storyboards y archivos gráficos originales.

Reflexiones finales

Ante la necesidad de conectar en simultáneo con un mercado global (por oposición a un enfoque exclusivamente local o lanzamientos geográficamente más amplios pero en serie, por ejemplo), encontrar soluciones de localización multimedia se vuelve imperativo. El video es un medio de crecimiento exponencial y, en el ámbito de los negocios, también es un recurso bastante asequible para producir contenido de alta calidad.

La clave para un resultado exitoso es un enfoque estratégico que considere la audiencia objetivo, el alcance del proyecto, el marco temporal, el presupuesto, las especificaciones técnicas, y que incluya a un socio en servicios lingüísticos calificado y con amplia experiencia.

¿Buscas trabajo en la industria de la traducción y la localización? Haz que tu perfil se destaque con recursos digitales gratuitos y fáciles de usar

Al tiempo que el mundo de los negocios redobla esfuerzos para digitalizar todas sus comunicaciones, la industria de los idiomas experimenta nuevas demandas, lo que genera oportunidades de trabajo inesperadas. En este artículo, compartiremos algunas formas rápidas y fáciles de comenzar a construir tu marca personal en línea y llamar la atención de los reclutadores.

Tu carrera es tu negocio y, como cualquier otro negocio, necesita una marca. Así que comencemos con lo básico. Llamamos branding personal a la práctica de promover la carrera de una persona con estrategias de marketing, similares a las que se utilizan al promocionar empresas y otras organizaciones. El término inglés “branding” se refiere a los esfuerzos realizados para crear una marca, que es una construcción simbólica (generalmente integrada por un nombre y una ilustración) diseñada para identificar un producto o servicio ante sus consumidores potenciales o reales. Cuando se habla de marca personal, el “producto” son tus habilidades profesionales y experiencia, y el desafío es construir una promesa para los reclutadores y futuros empleadores sobre lo que te hace único y deseable por encima de cualquier otra persona.

Comienza preguntándote qué te hace el profesional que eres actualmente. Esto significa encontrar los aspectos más destacados de tu perfil profesional, pero también pensar en lo que te diferencia de otros candidatos con antecedentes similares. ¿Quizás es una experiencia laboral en un área altamente inusual? ¿Tal vez es un conocimiento específico que es común en otras industrias, pero que dentro del campo de traducción y localización, se vuelve raro? Lo que estamos buscando aquí es lo que los especialistas en marketing llaman Propuesta Única de Venta: un rasgo que es único y especial sobre ti, y que te hará sobresalir de la competencia (es decir, los otros colegas).

Pero no termina ahí. La segunda clave del branding personal es nutrir tu marca a través del tiempo. A medida que adquieres más experiencia y conocimiento y te vuelves más atractivo para los reclutadores, tu marca debe desarrollarse para reflejar eso. Por lo tanto, no es suficiente concentrarse en quién eres y qué has hecho. También debes crear una visión, un trayecto deseable a seguir en el futuro desarrollo de tu carrera. Tu experiencia te ayudará a contar la historia de quién eres, pero la visión contará la historia de quién quieres ser y cómo quieres ser percibido.

La mera idea de llevar a cabo un proceso continuo de creación, desarrollo y mantenimiento de una estrategia de marca personal puede ser desalentadora. Debes hacerte visible para el mundo, pero también tener un conjunto de habilidades actualizado y refinado que te coloque por encima de la competencia. Además de eso, necesitas integrarte a una comunidad profesional para conocer nuevas oportunidades de trabajo. Parece mucho, pero afortunadamente, hoy hay muchos recursos en línea que te pueden ayudar. Echemos un vistazo a tres pasos concretos que puedes dar hoy para comenzar a promocionar tu marca personal.

# 1 Construye un portfolio

Tu marca te ayuda a destacarte entre los demás. Pero para hacerlo, la gente necesita encontrarte, y hoy, el primer lugar para buscar es Google. Los sitios de redes sociales como Facebook o Instagram están bien para amigos y familiares, y Linkedin y las plataformas de búsqueda de empleo pueden ser un primer paso aceptable para comenzar en el mundo profesional. Pero cuando se trata de construir algo único y atractivo, el diseño extremadamente estructurado de estas plataformas suele quedarse corto. Una solución fácil para presentar tu perfil profesional de una manera altamente personalizada es crear un portfolio.

La clave es no decir, sino mostrar. Si bien un currículum o CV es una manera perfecta de enumerar y resumir tu trayectoria profesional, no hay nada más convincente que el portfolio. Es una especie de escaparate portátil de tu experiencia y habilidades laborales y te permite mostrar los resultados de tu trabajo en escenarios de la vida real. Puede incluir muestras, capturas de pantalla y enlaces a tus trabajos, e incluso desarrollar breves casos de estudio con tu contribución a grandes proyectos.

Si recién estás comenzando, intenta involucrarte con algún proyecto de voluntariado. Puedes hacerlo colaborando con organizaciones sin fines de lucro o incluso ayudando a amigos y vecinos con sus proyectos comerciales. Y si estás interesado en la localización multimedia, hay muchas organizaciones que buscan voluntarios para subtitulado. 

Una vez que hayas seleccionado los materiales que deseas incluir en el portfolio, solo tienes que elegir la herramienta con la que lo vas a construir. Hay muchas plataformas en línea en las que puedes hacerlo de forma gratuita. Si es la primera vez que incursionas en el diseño web, te recomendamos que comiences en sitios especialmente pensados para la creación de portfolios, como Clippings.me o Journo. Si te sientes seguro con tus habilidades de diseño y quieres ser más creativo, puede intentar con páginas de diseño web más generales, como SquarespaceWix

# 2 Networking (sí, ¡también en línea!)

Si no estás muy familiarizado con el término, “networking” se refiere a encuentros en persona o digitales destinados a compartir información e ideas entre personas con una profesión o algún interés especial común, generalmente en un entorno informal o más relajado que una reunión de trabajo. Pero eso no es todo. Como señala J. Kelly Hoey, autora de “Build Your Dream Network”, “el networking no es una actividad singular, es cada interacción a lo largo del día, tanto en línea como fuera. Tu firma de correo electrónico, el artículo que compartes en LinkedIn y la persona junto a la que eliges sentarte en el almuerzo son parte de la mezcla.”

Uno de los beneficios del networking es la visibilidad. Te permite conocer nuevos colegas y profesionales líderes en la industria, lo que puede llevarte a nuevas oportunidades de trabajo y sociedades para comenzar nuevos proyectos. Y darles a las personas la oportunidad de conocerte y escuchar tus ideas y perspectivas es una excelente manera de impulsar tu marca personal y destacarte. Otra ventaja del networking es mantenerse al día en las últimas tendencias de la industria. Y, en un mercado empresarial en constante cambio, ser el primero en saber lo que está sucediendo, y especialmente dónde está sucediendo, es una gran ventaja competitiva para la búsqueda de empleo.

En los viejos tiempos, la única oportunidad para construir una red profesional era esperar hasta que surgiera algún evento y, si estabas lejos, organizarte para viajar. Hoy en día, el panorama digital nos ofrece una cantidad inimaginable de oportunidades que están a solo un clic de distancia y, para aprovecharlas, es fundamental elegir sabiamente. La próxima vez que recibas una invitación o veas un anuncio en las redes sociales sobre un evento, pregúntate: ¿Cómo se relaciona este evento con mi marca personal? ¿Cuál es el propósito o el objetivo que quiero conseguir asistiendo a este evento? ¿Quiénes participarán y qué tipo de relación quiero establecer con estas personas? Al definir aspectos clave de tu estrategia de networking, estarás reduciendo tu campo de acción, pero también lo harás más significativo y eficiente.

# 3 Diversifica tu trayecto de aprendizaje

En tiempos de revolución tecnológica, el mundo se convierte en una gran aldea, y cualquier negocio es un negocio global. Esto abre nuevas oportunidades para las empresas que buscan alcanzar nuevos objetivos en mercados distantes, pero a la vez se enfrentan a la amenaza de nuevos competidores en lo que, en días pasados, eran regiones seguras. Este panorama dinámico e incierto requiere modelos de negocio que sean altamente innovadores y las compañías líderes saben que la clave para un ambiente de trabajo creativo y receptivo es diversificar el talento. 

En un escenario en el que las empresas están formando equipos multidisciplinarios, adquirir habilidades poco comunes pero valiosas puede ser una decisión inteligente. Después de todo, no quieres encajar; quieres destacarte. Y la clave para eso es encontrar un equilibrio entre un conocimiento profundo en un campo muy específico y una combinación de habilidades en otras áreas relacionadas. Es lo que los expertos llaman un perfil en forma de T: la rama vertical de la T representa un conocimiento y habilidades en profundidad en un área en particular, y la rama horizontal representa un área más amplia de habilidades y conocimientos adicionales interconectados.

Un perfil profesional en forma de T es muy valorado porque combina los beneficios de la especialización y de la generalización. La especialización viene con conocimiento profundo y experiencia, y la generalización proporciona una amplia visión del mundo y empatía para comunicarse de manera efectiva y trabajar junto con expertos de diferentes campos.

Si eres traductor y trabajas habitualmente en materiales de marketing, puedes intentar ampliar tu conocimiento a escritura creativa o a prácticas de SEO. Si eres experto en herramientas CAT, podrías profundizar en cuestiones científicas vinculadas a la inteligencia artificial o la programación. Si aspiras a una posición de liderazgo, puedes explorar la gestión de proyectos, las técnicas de negociación o tomar clases de administración de empresas. 

Hoy en día, la industria del aprendizaje en línea está en aumento y las posibilidades son infinitas. Si bien para muchos profesionales, esta es una solución, otros pueden tener dificultades al estudiar solos o sin la guía directa de un tutor. Si estás buscando sumar nuevas habilidades, un curso en una plataforma de aprendizaje en línea puede darle una idea de cómo te desenvuelves en un programa educativo virtual y flexible. Puedes probar, por ejemplo, Coursera, Skillshare, Khan Academy, or Edx. Cada uno de estos sitios tiene opciones gratuitas con docentes experimentados que, en muchos casos, también son profesionales con alta calificación.

Pensamientos finales

Tu carrera es tu marca. Define lo que te hace único y valioso sobre cualquier otra persona en el mercado y encuentra formas de hacerlo visible, para que tus pares y empleadores potenciales conozcan tu perfil y tus logros. Para hacerlo de una manera fácil y económica, aprovecha las numerosas herramientas y plataformas disponibles en línea. Puedes crear un portfolio digital para mostrar tu trabajo en contextos reales y ampliar el impacto de tus esfuerzos de branding expandiendo tu red de contactos en eventos en línea. Además, puedes explorar la flexibilidad de los programas de aprendizaje virtual para refinar sus habilidades, pero también diversificarlas. Desarrollar un equilibrio entre conocimientos especializados y generales te pondrán en el radar de muchas compañías líderes a nivel mundial que buscan talentos innovadores y de alto potencial.

3 tendencias en SEO para las que necesitas un socio experto en idiomas

Analizamos las próximas apuestas en el mundo de las estrategias de contenido digital y te contamos qué aportes podemos hacer los expertos en traducción y localización para mejorarlas.

Los motores de búsqueda destinan cada día más esfuerzos a capturar las particularidades del lenguaje natural y la diversidad de preferencias y conductas de los usuarios, haciendo la tarea de los expertos en SEO cada vez más desafiante. Lejos quedaron las épocas en que saturar de palabras clave un texto bastaba y el clic era la única unidad de medida del éxito. Hoy los esfuerzos se expanden dentro y fuera de las páginas en distintos formatos y soportes, y las variables estratégicas a ponderar no hacen más que crecer y complejizarse.

No obstante, hay dos certezas que permanecen. La primera es que una estrategia de contenidos digitales que funcione tiene que poder producir contenido que los motores puedan indexar para que los usuarios puedan encontrar. La segunda, que para lograrlo las recetas mágicas no sirven.

A medida que la tecnología en materia de búsquedas online se vuelve más sofisticada, las estrategias digitales necesitan volverse más personalizadas. Cada marca debe encontrar su propio equilibrio de recursos, combinando inversión en infraestructura tecnológica, talento para la planificación estratégica de la comunicación y un conocimiento profundo de sus audiencias.

Veamos a continuación qué temas trae consigo el futuro del SEO y por qué es buena idea sumar la perspectiva de un proveedor de servicios lingüísticos al momento de tomar decisiones sobre estrategias de contenido global.

# 1 La evolución de la inteligencia artificial aplicada a búsquedas

Tradicionalmente, el SEO en página se trata de seleccionar un par de palabras clave, pensar variantes de términos que estén relacionados y ubicarlos estratégicamente en ciertos lugares y categorías de la página que sabemos garantizan una buena indexación y nos ponen en carrera por el posicionamiento (título y subtítulos, primeros párrafos y contenido above the fold en general).

Sin embargo, cada nuevo paso en la evolución de la inteligencia artificial aplicada a búsquedas nos obliga a revisar y editar el “manual de buenas prácticas SEO” para adaptarlo a las posibilidades y oportunidades que nos brinda la tecnología.

El hito más reciente en materia de saltos tecnológicos para búsquedas lo ha protagonizado Google (el buscador más usado en el mundo) con el lanzamiento de BERT (sigla en inglés para Bidirectional Encoder Representations from Transformers). BERT es una red neuronal de código abierto entrenada para procesar el lenguaje natural.

BERT afecta a una de cada diez búsquedas y le permite a Google comprender mejor cómo se usa el lenguaje y, especialmente, cómo funcionan las palabras individuales dentro de las búsquedas, pero no aisladas, sino en contexto. Esto significa que, en lugar de procesar palabra por palabra, ahora cada término puede ser considerado en el contexto de una oración, en relación con los que lo preceden y suceden.

¿Los expertos en SEO deben, a partir de esto, optimizar el contenido pensando en BERT? No, porque no existe tal cosa como “optimizar para BERT”. Danny Sullivan, experto en búsquedas de Google, lo explicó tras el lanzamiento: “No hay nada para optimizar con BERT, ni nada para que alguien pueda repensar. Los fundamentos de nosotros buscando recompensar el gran contenido permanecen inalterables”.  

No obstante, aunque no se pueda “optimizar para BERT”, se puede aprovechar cada pequeño paso que da la inteligencia artificial hacia una óptima comprensión del lenguaje natural como una oportunidad para reevaluar las propias prácticas y preguntarse si estamos haciendo contenido de máxima calidad y orientado a dar respuesta a intenciones de búsqueda reales de usuarios reales.

Esta revisión consta de dos pasos. El primero es entender cómo funciona el procesamiento del lenguaje natural para producir contenido más claro, comprensible e indexable para los motores de búsqueda. El segundo se trata de conocer a fondo los contextos culturales en los que se comunican nuestras audiencias para producir contenido más claro, comprensible y disfrutable.

El primer paso es de naturaleza técnica y requiere conocer las bases para escribir contenido compatible con los mecanismos de procesamiento del lenguaje natural (PNL). Escribir para PNL exige conocimientos de lógica y de sintaxis que permitan lograr oraciones simples, de estructura clara, en la que la relación entre las palabras sea evidente y no ambigua. El segundo paso, destinado a crear contenido de calidad para usuarios reales, requiere conocer en profundidad sus culturas, los contextos en los que se vinculan y sus distintas formas de interactuar con la lengua.

En ambos ámbitos la ayuda de un proveedor de servicios lingüísticos puede agregar valor. El trabajo con lingüistas altamente capacitados garantiza que la sintaxis de los contenidos en los idiomas de destino sea la apropiada y apta para el trabajo de los motores de búsqueda, mientras que el aporte de traductores nativos permite que los contenidos puedan ser llevados a cualquier idioma con la claridad y el atractivo necesarios para resonar en cada audiencia.

#2 El crecimiento de las búsquedas por voz

De la mano de la popularización de los asistentes virtuales como Siri, Alexa o el Asistente de Google, sumado al aumento del tráfico en dispositivos móviles, las búsquedas dejan de ser palabras sueltas escritas mediante un teclado para convertirse en frases y preguntas dichas al micrófono. En una encuesta reciente, el 48% de los consultados dijo usar la búsqueda por voz, el 79% consideró que la tecnología de voz mejora su calidad de vida y el 92% afirmó que le ahorra tiempo.

Este cambio de soporte genera un cambio en el uso del lenguaje, dando lugar a intentos de búsqueda con consultas más largas y complejas. A medida que los usuarios van ganando confianza en la interacción con los nuevos dispositivos, nos encontramos con expresiones más ricas y variadas, tanto en sintaxis como en semántica.

¿Cómo pueden los expertos en SEO e inbound marketing ponerse al frente de la tendencia creciente de búsquedas por voz? Escribiendo contenido con un tono conversacional y estructurado en forma de respuesta a posibles preguntas de sus públicos objetivo.

Para poder construir contenido que sea una respuesta a una pregunta de un usuario real, lo importante es comenzar por identificar cuáles pueden ser los posibles intentos de búsqueda de nuestros usuarios. Existen múltiples clasificaciones sobre los distintos tipos de intentos de búsquedas en internet, pero, a grandes rasgos, podemos agruparlas en tres categorías:

  • búsquedas de navegación, en las que el usuario ya sabe adónde quiere llegar y usa el buscador para encontrar un enlace a su destino,
  • búsquedas informacionales, en las que el usuario quiere conocer o profundizar su conocimiento sobre un tema por cuestiones educacionales, de entretenimiento o con una posible pero lejana intención de compra,
  • búsquedas comerciales, en las que el usuario tiene un claro objetivo de compra y busca formas de concretar la operación de inmediato.

A esto hay que sumarle que, dependiendo del grado de conocimiento previo y compromiso que tenga el usuario con su tópico de búsqueda (lo que en marketing online se visualiza usualmente en forma de embudo), la estructura de la pregunta podrá ser más simple (por ejemplo, qué es x) o más compleja (por ejemplo, cuál es la mejor forma de hacer x).

Como puede advertirse, el paso de búsqueda escrita a búsqueda por voz no es solo un cambio de formato, es un cambio total de la conducta y de la forma de interactuar con el lenguaje. Para encontrar formas creativas y competitivas de sumarse a esta tendencia, un equipo experto en idiomas puede ser de gran ayuda en la investigación de palabras clave dirigidas a la optimización para búsqueda por voz de distintos públicos objetivo. Su aporte puede ser especialmente valioso en estrategias de palabras clave de cola larga (long tail SEO), proponiendo nuevas alternativas a explotar en nichos de baja competencia.

#3 La optimización para SERP (del inglés Search Engine Results Page)

El combate por el tráfico ya no solo se limita a los famosos “diez enlaces azules”, sino que se extiende a resultados en videos, imágenes, noticias, mapas, listas, tablas y descripciones de productos, entre otros. La clave para conseguir resultados eficientes y consistentes en todos los formatos es incorporar una mentalidad 360°: abandonar las concepciones arbitrarias sobre la jerarquía de tal o cual formato sobre otros, pensar en términos de objetivos y ponderar el valor de cada canal en función de la estrategia integral de marca.

Tomemos el caso del video que, de acuerdo a Cisco, se espera que ocupe el 80% del tráfico online para 2021. Una marca que tiene material en video sin optimizar está desperdiciando una inmensa oportunidad, por lo que un buen comienzo sería curar sus contenidos disponibles y localizar los datos básicos de indexación para sus audiencias de destino.

Los buscadores usualmente toman datos del título, las descripciones y las etiquetas de los videos para comprender el contenido, indexarlo y ponerlo a disposición de los usuarios, por lo cual optimizar esas tres categorías es un buen punto de partida. Sin embargo, para algunas industrias, esto puede resultar insuficiente para un buen posicionamiento. Un segundo paso a implementar sería adjuntar también transcripciones. Un tercer paso, dirigido a expandir el alcance global del video, sería incluir subtítulos en los idiomas de las audiencias de destino. Con todos estos esfuerzos, no solo se mejoran las chances de posicionamiento SEO, sino también la experiencia general de los usuarios.

Para hacer frente a estas demandas, un proveedor de servicios lingüísticos cuenta con equipos multidisciplinarios de traductores y editores en todos los idiomas, project managers y técnicos en distintos soportes para dar asistencia para la optimización y localización de contenidos en todos los formatos. Este servicio habitualmente incluye la creación de bases terminológicas y guías de estilo, dos recursos lingüísticos que ayudan afianzar la estrategia de marca en todos los canales, asegurar consistencia en la producción y traducción de contenido a lo largo del tiempo y, en definitiva, a ahorrar tiempo y costos.

En suma, el crecimiento de alternativas en la página de resultados de búsqueda es a la vez un desafío y una oportunidad para las marcas de explorar nuevas y más atractivas formas de conectar con sus audiencias globales y un experto en idiomas es el socio ideal para llevarlas a cabo.

Pensamientos finales

Las prácticas de SEO evolucionan de la mano de la tecnología, en un camino que busca ajustarse cada vez más a las realidades y las experiencias de los usuarios. Para hacerlo, no basta con ejecutar recetas o “atajos”: la clave está en desarrollar estrategias globales que involucren la inversión en infraestructura tecnológica y el conocimiento lingüístico y cultural de las audiencias en partes iguales.

Sumar el aporte de un equipo experto en idiomas en esta tarea no solo logrará resultados atractivos y significativos para cada público objetivo, sino que permitirá ahorrar tiempo y costos, y asegurará la consistencia de la estrategia de marca en todos los formatos.

De nuestro equipo global al tuyo: los 5 mejores consejos para organizar la reunión virtual perfecta

Aunque ninguna empresa en el mundo permanece indiferente a la transformación digital, hay un pequeño número de interacciones, generalmente las más sensibles, que aún perduran gracias al contacto cara a cara. Y, entre ellas, las reuniones grupales en modalidad virtual todavía luchan por encontrar su forma final en las fronteras de los procesos de trabajo virtuales.

Los cambios recientes en el panorama global, con eventos que se posponen y viajes que se cancelan, desafían a las organizaciones a encontrar formas creativas de seguir adelante con el trabajo y lograr que sus equipos se comuniquen efectivamente mientras lo hacen. En Go Global, estamos acostumbrados a trabajar de forma remota con colegas de todas las zonas horarias, por lo que invitamos a nuestros equipos a compartir sus consejos para tener una reunión virtual productiva. Aquí están nuestros cinco mejores tips.

1. Pónganse todos en sintonía con el asunto a tratar

Una reunión virtual no es una reunión social por otros medios, sino un proceso facilitador para la resolución de problemas, por lo que rigen los mismos principios de organización que para las reuniones en persona. En primer lugar, hay que respetar el tiempo de todos: concertar una cita, cumplirla, comenzar y terminar a tiempo. A veces, la parte de terminar a tiempo puede resultar un poco complicada, así que es importante establecer una agenda clara y ser realista sobre cuánto puede lograr el equipo en una sesión. Además, hay que enviar por adelantado cualquier información y documentación de respaldo necesaria para la toma de decisiones, para así dar a todos la oportunidad de prepararse.

Durante la reunión, la persona a cargo debe asegurarse de que cada voz sea escuchada (metafóricamente, pero también física y técnicamente, por supuesto) y que se describan claramente los pasos a seguir (incluyendo el cronograma, los responsables y los recursos involucrados para concretarlos).

2. Pónganse todos en sintonía con la tecnología

Una reunión improvisada conduce a demoras, distracciones y resultados improductivos, y muchas veces, el problema no es la dinámica de la conversación en sí, sino el soporte técnico. Para evitar perder el impulso con esas pausas en las que algún miembro del equipo todavía está instalando o actualizando el software mientras otros se ponen al día sobre cómo funciona, prepárense con anticipación configurando la herramienta elegida y familiarizándose con su funcionamiento.

Para hacerlo, definan qué herramienta de videoconferencia utilizarán como equipo y asegúrense de que todos la tengan instalada, con su cuenta configurada correctamente. Además, recurran a ayuda adicional como tutoriales (o, si tienen acceso, a un equipo de soporte informático), para que todos puedan resolver cualquier duda. Por último, pero no menos importante, hagan un compromiso como equipo para probar la herramienta y practicar con ella de antemano (y no cuando la reunión ya esté comenzando). Y, por favor, silencien sus micrófonos cuando no los estén usando.

3. Concéntrense en el diálogo, no en las exposiciones

Todo lo que es largo y tedioso en persona se vuelve diez veces más largo y aburrido en pantalla. Es por eso que una reunión virtual no debe ser una serie de monólogos, sino una tormenta de ideas, un intercambio de pensamientos y conocimientos, y un debate. Para que esto suceda, todos los procesos de información deben llevarse a cabo de antemano, para que el equipo pueda aprovechar mejor su tiempo juntos, discutiendo y pensando colectivamente.

Si alguien necesita hacer una presentación en tiempo real, el principal consejo es que sea breve y conciso, y use una herramienta para compartir pantalla, de manera que todos puedan ver las imágenes y se mantengan más conectados.

4. Designen un facilitador (o un maestro de ceremonias)

Tal vez se deba a la distancia geográfica, tal vez a que la comunicación está tecnológicamente mediada, pero a veces las personas aprovechan las reuniones virtuales para realizar múltiples tareas. Y cuando no todos en la reunión están igualmente comprometidos, existe un alto riesgo de que uno o dos oradores monopolicen la conversación, lo que lleva a más gente haciendo otras tareas y desconectándose del tema.

Para ayudar a los asistentes a seguir con el plan y participar activamente en lo que está sucediendo, puede ser extremadamente beneficioso tener un facilitador designado que dirija la reunión y administre el ritmo del diálogo.

El papel del facilitador es guiar la conversación para que los otros participantes puedan centrarse más en el contenido. Es recomendable que la persona a cargo de esta tarea tenga las habilidades necesarias para conectarse con el equipo y la flexibilidad para seguir diferentes patrones de conversación y contener las posibles digresiones. También es valioso que él o ella tenga un profundo conocimiento de dinámicas de grupo para “tomar la temperatura” del ambiente (virtual) y garantizar que todos puedan participar de forma libre y activa.

5. Maximicen la empatía

Aunque la tecnología permite que muchos trabajadores cumplan sus tareas sin problemas en cualquier rincón del planeta, trabajar desde casa puede volverse solitario. Y en un entorno desafiante e incierto como el que estamos atravesando, algunos miembros del equipo pueden estar lidiando con una carga emocional adicional y sentirse aislados o ansiosos.

No todos llevan adelante las circunstancias extraordinarias de la misma manera, así que es conveniente dedicar unos minutos extra al comienzo para hacer un poco de conversación y chequear que todos se sientan apoyados e involucrados. A veces, un simple “¿cómo estás?” puede significar mucho. Después de todo, trabajar desde casa se trata de la flexibilidad, y no hay mejor manera de ser más flexible que volviéndose un mejor oyente y siendo más amable.

Bonus: si el contexto cultural es un problema, sumen un intérprete remoto a la reunión

En este momento, muchas compañías están luchando para adaptar sus procesos a un paisaje completamente remoto. Muchas de ellas son empresas multinacionales y tienen amplia experiencia en todo tipo de procesos de trabajo virtuales, pero en muchos casos, la barrera lingüística y cultural sigue siendo un problema que puede amplificarse en una sala de conferencias virtual abarrotada.

Para ayudar a facilitar los intercambios entre equipos remotos que son culturalmente diversos, un intérprete también remoto puede ser un activo valioso. Hoy en día, hay una gran variedad de intérpretes profesionales altamente capacitados en el mundo de los negocios, que están disponibles instantáneamente por teléfono y en video a través de plataformas en línea.

Tres pensamientos finales

1 Una reunión virtual y una reunión en persona comparten los mismos principios básicos de etiqueta: llegar a tiempo, tener objetivos claros, enviar a los asistentes la agenda y la información de antemano para que puedan prepararse, y terminar el encuentro describiendo los próximos pasos, incluidos el cronograma, las responsabilidades y los recursos involucrados.

2 Las reuniones virtuales necesitan de preparación tecnológica adicional. Es importante definir una herramienta de videoconferencia, asegurarse de que todos la tengan instalada y sepan cómo usarla, y probar su funcionamiento de antemano.

3 En tiempos difíciles, una cuota de empatía adicional es imprescindible. Tómense un tiempo para romper el hielo; pregúntense entre todos cómo les está yendo y dense tiempo para adaptarse a situaciones difíciles. El equipo se beneficiará de la flexibilidad y la amabilidad, y el resultado puede sorprender a todos.