Se viene el CLINT: cinco imperdibles de la industria de la traducción si vas al congreso en Córdoba

Por: Daiana Pallavisini, Quality Coordinator

El 14 y 15 de septiembre se hace en Córdoba la segunda edición del Congreso Latinoamericano de la Industria de la Traducción (CLINT) y va a ser mi primera participación en una convocatoria de este tipo. Aunque he asistido a eventos y charlas de la industria en el pasado, es la primera vez que lo hago formando parte del equipo de una empresa de servicios lingüísticos y mis expectativas son muy grandes.

En Go Global ya estamos ultimando detalles de nuestra participación. A Córdoba viajará nuestra CEO, Gabriela Roselló; el HR Coordinator, Nicolás Franchini; y nuestro Team Lead Bruno Rotondo, a quien voy a acompañar durante su presentación sobre la herramienta memoQ el sábado 14 a las 13.30.

Me atrae mucho el contexto en el que vamos a estar inmersos durante dos días. Rodeados de personas y empresas que se desempeñan dentro del mundo de la traducción y asistiendo a charlas y eventos con las últimas novedades de la industria, el CLINT nos va dar una gran oportunidad para capacitarnos y actualizarnos en las nuevas tecnologías, dos ingredientes vitales para aportar valor agregado a nuestros trabajos.

Pero no todos son conocimientos técnicos. Parte de la experiencia de viajar a Córdoba es enriquecerme a través de las relaciones interpersonales con los demás asistentes, ya que creo que -tanto en lo personal como en lo laboral- si no podemos incorporar la mirada del otro, su forma de trabajar, incluso sus objetivos (aunque sean diferentes a los nuestros), es imposible crecer.

Si, como yo, estás armando la agenda y viendo cómo sacar el máximo provecho de las diferentes actividades que ofrece el congreso, te comparto la lista que hice con cinco “imperdibles” que encontré en el programa.

 

1 El traductor a la vuelta de la esquina, de Lorena Baudo. Más de una vez me he preguntado cuál es la función del traductor especializado en los tiempos de traducción automatizada que corren y si el traductor puede ser poseditor por el simple hecho de ser traductor. Baudo nos promete un análisis y algunas respuestas sobre el margen de acción de la inteligencia humana en medio de una discusión actual, global y urgente.

 

2 El altar de la palabra: El diccionario de María Moliner, de Sylvia Falchuk. La disertación sobre la vida personal y profesional de la inmensa lexicógrafa aragonesa promete ser una de las más concurridas y, a mi juicio, un compromiso ineludible para cualquier lingüista que se desempeña dentro del ámbito de la traducción.

 

 

3 Productividad en la industria de la traducción, de María José Alberto. Esta es una charla que no tiene tanto que ver con la perfección desde el punto de vista lingüístico, sino tomando como punto de partida el mercado tan competitivo y vertiginoso que es nuestro negocio hoy. Si no alcanzamos una productividad por lo menos aceptable, seguramente nuestro cliente optará por aquel que lo pueda hacer más rápido. La pregunta que aparece, entonces, es cómo responder con resultados inmediatos, manteniendo intacta la calidad. Claro está que no es tarea fácil, porque hay muchísimos elementos que se deben conjugar para que el producto final sea bueno. Por estos motivos, no me quiero perder esta charla.

 

4 La traducción de la medicina de vanguardia: inmunología, genética, cáncer, de Pablo Muguerza. La traducción médica es un área de especialización muy compleja y exigente. Cualquier “descuido” puede traer consecuencias críticas. Además, existe la necesidad, casi la obligación, de mantenerse actualizado ante los crecientes avances y descubrimientos científicos. Es un área que personalmente respeto muchísimo y siempre tuve curiosidad de conocer. De esta charla, espero llevarme los conceptos básicos o alguna modalidad de investigación que me ayude a sentar las bases de esta especialización.

5 El lenguaje inclusivo y la perspectiva de género en el subtitulado, por María Belén Rosbier Gómez. Por último, la charla que más curiosidad me da, ya que trata un tema muy controversial que no se puede dejar de lado en los tiempos que corren. No es novedad que el lenguaje es dinámico, así que, independientemente de nuestra opinión, tenemos que estar en consonancia con los cambios lingüísticos y preparados para las demandas de los clientes que, en un entorno hiperconectado y global, son cada día más diversas.