nota en clarin go global

Nota en Clarín – Sección Economía

Asistencia para vender en otros idiomas

Más que traducción, el servicio que da Go Global Consulting es de “localización”, según lo definen sus socias, Paula Ferrari y Gabriela Roselló. “Ayudamos a las empresas clientes a internacionalizarse”, dice Ferrari, “por ejemplo, cuando quieren vender sus productos o servicios a otros países”.

Traductoras de inglés, se conocieron mientras estudiaban y comenzaron hace diez años, alquilando un departamento para dar clases -con una inversión de $10 mil que les prestaron sus padres. Pero siempre supieron que querían brindarles servicio a empresas, a pesar de que no conocían a nadie en el sector corporativo.

El despegue fue un primer cliente grande en 2009, “lo que nos exigió ordenarnos, contratar 30 traductores y un primer empleado administrativo”, recuerda Ferrari. Ese mismo año, firmaron un joint venture con Global Communications Business Group (GCBG), una empresa establecida en el Reino Unido a partir de la unión de varias compañías de traducción: una británica, otra estadounidense, otra alemana, otra de Corea del Sur, otra que tiene operaciones en Singapur y Tailandia y otra que las tiene en Australia Nueva Zelandia. “Tenemos dos clientes que nos llegaron directamente a través de GCBG y además compartimos proyectos e intercambiamos información”, afirma Ferrari. “Sobre todo, nos ayudan a cubrir muchos más idiomas y a estar presentes 7 por 24.” Actualmente Go Global es la octava compañía de servicios lingüísticos de traducción e interpretación más importante de América Latina, según Common Sense Advisory, investigadora de mercado que también calculó en US$43.080 millones la actividad a nivel mundial a julio de 2017.

El valor agregado que ellas ofrecen es ir más allá de la traducción, adaptando los textos a la lengua de destino, sea español, inglés, portugués, francés o alemán. Esto tiene dos inflexiones: una regulatoria (por ejemplo, en el caso del prospecto de un medicamento, las autoridades sanitarias de cada país tienen su propia terminología específica para conceptos similares) y la relacionada con los documentos localizados (el caso de una compañía que quiere entrar a un mercado nuevo, donde incluso la lengua puede ser la misma, pero también hay variaciones vernáculas para los mismos conceptos).

Asimismo, esto implica bastante más que simplemente el trabajo de los traductores (Go Global trabaja con 200 traductores independientes, lo que a su vez conlleva un trabajo de coordinación) y de la revisión y post-edición de los textos finales. “También nos ocupamos de la verificación de los formatos de los documentos, de modo que el traductor sólo tenga que ocuparse de traducir, y de que la versión final se vea bien para el usuario”, apunta Ferrari. “Hay mucha base tecnológica en esto; por eso uno de nuestros 20 empleados es un ingeniero en Sistemas.” Se estima que sólo 4% de los textos traducidos que circulan mundialmente fue trabajo de humanos. El volumen de traducciones hechas con robots es tal que también se requiere un software específico que la rmejore. Por eso, Go Global también les vende a sus clientes el software que usa para ayudarse en esa tarea.

Con 90% de sus ventas en el exterior –principalmente a los Estados Unidos-, Go Global tuvo el año pasado ingresos por US$1 millón, y su proyección para 2017 es crecer 10 por ciento.

Al tratarse de negocios B2B, el rango de precios es un poco disperso, pero a título indicativo se puede consignar que una traducción técnica del inglés al español con su subsecuente revisión le cuesta al cliente $1,60 por palabra. Una traducción pública –por ejemplo, un contrato- cuesta $700 por página.

Logrado su objetivo de instalarse como proveedoras de empresas, las socias se encontraron con una paradoja. “La traducción como el combustible de los negocios globales es algo que no se ve, pero donde es muy importante estar”, subraya Ferrari. “Para vernos, tenés que buscarnos en el prospecto de un remedio o en el subtitulado de una serie. Pero estamos ahí y en muchos lugares más, gracias al trabajo en equipo y a la sinergia que hemos consolidado”.